| 2015-07-29 04:51:55

Aspirina reduciría drásticamente el riesgo hereditario de cáncer

El consumo rutinario de aspirina, que aumenta el riesgo de úlceras estomacales y sangrado interno pero a la vez protege de problemas cardíacos.

Londeres, Reuters.- Tomar dos aspirinas por día durante dos años reduce cerca de un 60 por ciento el riesgo de cáncer intestinal a largo plazo en las personas con antecedentes familiares de la enfermedad, según un estudio británico publicado el viernes.

El resultado podría también tener implicancias para el resto de la población, aunque se necesitan más estudios para determinar la dosis en los distintos grupos.

En los últimos años, ha habido un intenso debate sobre los méritos del

John Burn, de la Newcastle University, cree que su estudio -el primer ensayo controlado randomizado sobre el efecto de la aspirina en los resultados del cáncer- es una pieza clave de evidencia que valida al fármaco.

Investigaciones previas sobre el cáncer y la aspirina -un medicamento económico inicialmente desarrollado por Bayer hace más de un siglo- se ha basado en estudios observacionales de menor contundencia.

El estudio de Burn observó a personas con síndrome de Lynch, una condición genética que los predispone a una serie de cánceres. Afecta a por lo menos una de cada 1.000 personas y casi la mitad de ellas desarrollan cáncer, fundamentalmente en los intestinos y el útero.

Los datos sugieren que por cada 10.000 cánceres prevenidos, podría haber 1.000 úlceras extra debido a la aspirina.

"Se trata de una compensación. Si la pudiésemos tomar en dosis menores, entonces podríamos evitar potencialmente muchas de esas úlceras", dijo Burn en conferencia de prensa.

Para la población general, tomar una dosis baja de aspirina sería una opción más sensata, y un ensayo más amplio sobre dosis múltiples arrojaría luz sobre eso en los próximos años, añadió.

EFECTO DEMORADO

El equipo de Burn estudió a 861 personas con síndrome de Lynch, que comenzaron un tratamiento de dos años con 600 miligramos diarios de aspirina o un placebo, entre 1999 y el 2005.

Un análisis inicial en el 2007 no halló diferencia en las tasas de cáncer entre ambos grupos. Pero resultó que el efecto era demorado y en el 2010 hubo una divergencia clara, con 19 casos nuevos de cánceres intestinales entre los que tomaban aspirina y 34 en el grupo que había recibido placebo.

Además, entre aquellos pacientes que habían adherido al régimen completo de dos años de consumo de píldoras -cerca del 60 por ciento del total-, los efectos fueron más pronunciados y estadísticamente muy importantes, con un 63 por ciento de reducción en los casos de cáncer intestinal: 23 en el grupo placebo, frente a 10 en el que recibió aspirina.

"Lo que finalmente demostramos es que la aspirina tiene un efecto preventivo importante sobre el cáncer, pero esto no se vuelve aparente hasta años después", dijo Burn.

Aún se desconoce cómo es exactamente que la aspirina brinda protección, pero el autor indicó que el efecto demorado sugiere que el fármaco actuaría sobre células madre defectuosas antes de que muten a una forma precancerosa.

El estudio, publicado en la edición en internet de la revista médica The Lancet y parcialmente financiado por Bayer, también halló cierta evidencia de una disminución en otros cánceres sólidos relacionados con el síndrome de Lynch.

"Este es realmente un estudio importante que muestra que la aspirina puede reducir significativamente el riesgo de cáncer intestinal y otros tumores en los pacientes con alto riesgo genético de desarrollar cáncer", dijo Chris Paraskeva, de la University of Bristol, quien no participó de la investigación.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*

Newsletter Powered By : XYZScripts.com