Los Gobernantes del mundo deben de ser responsables a este llamado de urgencia.

Titular de RDN: La indiferencia es una vergüenza!.


Dice la Unicef: 780.000 niños morirán de hambre en Somalia si no tienen ayuda urgente


Hambre en Somalia: bebés abandonados en los caminos.


El alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados, Antonio Guterres, advirtió que los altos niveles de malnutrición que enfrenta la población infantil de Somalia puede llevar a una "tragedia humanitaria de proporciones inimaginables".


EFE/BBC,Ginebra.-
Unicef incrementó hoy hasta 780.000 el número de niños en territorio de Somalia que corren el riesgo de morir de hambre si no reciben ayuda de manera urgente.


"Estamos hablando solo de Somalia", manifestó en rueda de prensa la portavoz de Unicef en Ginebra, Marixie Mercado, quien añadió que el número total de niños en situación de "malnutrición severa" en Somalia, Kenia y Etiopía se sitúa en estos momentos en 2,3 millones.

El dato supera al dado el martes por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que cifró en 500.000 los niños que afrontan "un inminente riesgo de muerte" en Somalia.

La ONU declaró el miércoles la situación de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Bajo Shabele, una circunstancia que no se daba en este país desde 1992.

Naciones Unidas ha insistido en las últimas horas en que estamos ante la "peor crisis alimentaria" de los últimos años y ha redoblado sus esfuerzos para que la comunidad internacional aporte los recursos financieros necesarios para hacerle frente.

La organización internacional solicitó a sus miembros 1.900 millones de dólares para ayudar a Etiopía, Kenia y Somalia, pero de esa cantidad solo se ha financiado hasta la fecha menos de la mitad.

"Tenemos un agujero de 1.000 millones de dólares", dijo el jueves la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Valerie Amos, que advirtió de que la crisis va para largo.

En este contexto, Unicef anunció hoy que tiene previsto poner en marcha un plan especial para incrementar de manera masiva sus operaciones humanitarias en el cuerno de África.

"Estamos preparando nuestra capacidad logística para entregar suministros sin precedentes de alimentos suplementarios por toda la región", declaró Shanelle Hall, directora de suministros de Unicef.

"Si queremos salvar vidas, tenemos que actuar ahora. Tenemos que hacer llegar cantidades enormes de medicinas, vacunas y suministros nutricionales en la región lo más rápidamente que podamos y facilitarlos a los niños que más lo necesitan", dijo Hall.

Desde comienzos del mes de julio, Unicef ha conseguido hacer llegar a la zona 1.300 toneladas métricas de suministros a algunas de las zonas del sur de Somalia más afectadas por la sequía y el conflicto armado causantes de esta catástrofe humana.

Pero el esfuerzo es claramente insuficiente, porque el pronóstico es que solo 240.000 menores se verán beneficiados por esta ayuda de Unicef, que estima que necesitará 100 millones de dólares hasta final de año para poder llevar a cabo con éxito la operación.

Mientras tanto, continúa el goteo de refugiados somalís que huyen del hambre en su país hacia las vecinas Kenia y Etiopía.

ACNUR indicó hoy que en Dadaab, campamento de refugiados en territorio de Kenia que ya alberga a más de 380.000 personas, "seguimos recibiendo a diario unos 1.500 nuevos refugiados".

"En total, Kenia ha recibido más de 100.000 somalís en lo que va de año. En Etiopía, la región fronteriza de Dollo Ado ve llegar a diario a cientos de personas, con más de 74.000 llegadas desde enero", explicó la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming.

El principal desafío de ACNUR es ayudar a la gente que llega en condiciones de salud muy precarias, después de caminatas de hasta dos meses para alcanzar los campos de refugiados.

"Solo el martes se registraron 15 muertes a consecuencia de la malnutrición y de dolencias relacionadas en el campamento de Kobe, en la región de Dollo Ado", dijo Fleming.

::::::::::::::::::::

La falta de lluvias en el Cuerno de Árica ha provocado una crisis alimentaria en Kenia, Etiopía, Djibouti y Somalia.

-
Jannale significa cielo, y no por casualidad es el nombre de una localidad de Somalia. Rica en verdes plantaciones, la zona disfrutaba agua en abundancia, ganado y hasta de la proximidad de las bellas playas de Sambusi, que también produce mariscos.

Contenido relacionadoClaves de la sequía en el Cuerno de ÁfricaVer01:45Hambruna en Somalia ¿y ahora qué?Hambre en Somalia: bebés abandonados en los caminos
Jannale está además en la Baja Shabeelle, el más poblado y fértil de los 18 departamentos administrativos de Somalia. Allí los campesinos gozaban de la riqueza de la tierra y de las aguas del río que da nombre a la región para convertirse en el granero de Somalia.

La región tenía vacas y camellos que aportaban la leche que consumía el país y también carne, y en los viejos y buenos tiempos, las plantaciones de banana destinadas a la exportación a Europa.

Lo triste es que ese panorama idílico hay que matizarlo en el contexto de un estado fallido en el que los señores de la guerra campan a sus anchas. Además, la Baja Shabeelle es una de las zonas azotadas por las dramáticas imágenes de muerte y hambre que está dejando la sequía.

Naciones Unidas declaró a la Baja Shabeelle, junto a Bakool, en situación oficial de hambruna. De allí proceden la mayoría de los hombres, mujeres y niños cuya imagen desahuciada ha dado la vuelta al mundo.

Otra vez, una sequía y la desastrosa cosecha ha dejado al Cuerno de África sin nada para comer. Según el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), el cambio en los patrones climáticos ha hecho que las sequías se convirtieran en algo común en la región.

"Las comunidades que solían tener el lujo relativo durante años de lluvias regulares para recuperarse de sequías ocasionales, ahora están aprendiendo a vivir en un estado casi constante de inseguridad alimentaria por la falta de agua", dijo la directora ejecutiva del WFP, Josette Sheeran.

Sequía y cambio climáticoLa declaración de Sheeran apunta a una modificación en el régimen de lluvias en la zona, lo que hace inevitable pensar en el calentamiento global y el cambio climático.

Definición de hambruna

Más de un 30% de los niños sufren de malnutrición severa De cada 10.000 habitantes, mueren cada día de hambre dos adultos o cuatro niños La población tiene acceso a menos de 2.100 kilocalorías de alimento por día Según Naciones Unidas, el impacto del cambio climático, en forma de fenómenos meteorológicos extremos, ha desatado más frecuentes inundaciones, sequías y otros episodios catastróficos.

Por eso, de acuerdo con la ONU, los campesinos en las regiones de mayor riesgo tratan de adaptar como pueden sus calendarios de plantación según suben las temperaturas y cambian los patrones de lluvia.

Pero los motivos para que la zona que alimentaba a Somalia sea una de las que han tenido que huir la población por la falta de comida, van más allá de la simple falta de lluvias durante una temporada o dos, como apunta el periodista de la BBC Yusuf Garaad, profundo conocedor de la región.

Los islamistas de Al Shabab controlan o influyen de forma determinante en gran parte de las áreas rurales somalíes y hace dos años decidieron expulsar las agencias de ayuda internacional.

En ese contexto, y con la sequía, fue que la situación en Somalia fue degenerando rápidamente hasta que estalló el éxodo de familias desesperadas huyendo de la ausencia de todo.

Y como apunta el corresponsal para África de la BBC, Andrew Harding, se puede explicar que aunque la sequía también ha afectado de forma severa a diferentes partes de Etiopía y Kenia, lo peor está sufriéndolo Somalia.

Guerra y hambre"Se necesitan en total US$1,6 millones para somalia, para tratar de paliar la situación en las zonas afectadas por la hambruna, unos US$300.000 en los próximos dos meses. Niños y adultos mueren en cantidades horrorosas"

Ban Ki-moon

Desde la práctica entrada en barrena del estado somalí hace 20 años, poderosos señores de la guerra controlan buena parte de las áreas rurales del país. Los campesinos sufrieron la desgracia de caer en las manos de milicianos.

El que la hambruna también afecte precisamente a esa región, es inevitable que multiplique el impacto en otras partes del país: por el tamaño de su población y porque son muchos los que huyen desesperados, señala Garaad.

Las precarias infraestructuras dejaron además de ser cuidadas. Los canales y otros sistemas de irrigación dejaron de recibir el mantenimiento adecuado.

Además, en los últimos tres años, los islamistas de Al Shabab se hicieron con el control de la región. Aunque no son pocos los que creen que con los ellos llegó al menos algo de paz, el miedo a los crueles castigos corporales llevó a huir a miles de personas.

De Baja Shabeelle, son muchos de los desplazados que están en la capital, Mogadiscio, y en otras regiones del país. Los profesionales y empresarios somalíes que ahora están viendo la situación desde Kenia, también son de Baja Shabeelle.

Las agencias internacionales tratan de acudir al rescate. Según el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon la situación es desesperada.

"Se necesitan en total US$1,6 millones para Somalia, para tratar de paliar la situación en las zonas afectadas por la hambruna, unos US$300.000 en los próximos dos meses. Niños y adultos mueren en cantidades horrorosas", dijo Ban.
::::::::::::::::::::

Muchas madres deciden dejar abandonados en los caminos a sus bebés que no resistirán la travesía.


"Es una cuestión de vida o muerte", dice Weheleey Osman Haji, una mujer de 33 años, madre de seis hijos.

Contenido relacionadoAdvierten sobre crisis humanitaria en el Cuerno de África

----
El Cuerno de África se muere de hambreDesnutrición entre somalíes podría llevar a tragedia "inimaginable"
-----
El último de ellos, Iisha, tiene un día de nacido. Iisha, cuyo nombre se podría traducir como "vida", estaba profundamente dormido en los brazos de su madre, ignorante de las circunstancias que rodearon su llegada a este mundo.

El bebé nació bajo una acacia cerca de Liboi, un pueblo en la frontera entre Kenia y Somalia.

"Había una sequía… habíamos estado caminando 22 días tomando sólo agua. Desde que di a luz al bebé no he comido nada. Yo necesito comida, vida, agua y refugio, todo lo que un ser humano necesita", afirma.

Hay muchas otras madres como Weheleey. Una de ellas contó que dejó a su hijo enfermo a un lado del camino porque éste estaba muy débil para seguir el viaje hasta Kenia.

Agobiada por la responsabilidad de sus otros hijos pequeños, lo dejó en el desierto.

"Sus ojos todavía me persiguen", dijo.

Rukiyo Maalim Noor también ha estado viajando por los últimos 20 días. Tenía un bebé de un mes.

"Simplemente nos fuimos. No podíamos quedarnos por la sequía. No había comida, nada que darle a los niños".

Corazón roto

El nombre de Isha se traduce por "vida".
Mohammed Abdi también estaba entre quienes decidieron hacer el recorrido hasta Kenia.

"Empecé mi viaje el 18 de junio. La mayor parte de mi familia está en el bosque también, buscando una ruta hacia el campo de refugiados de Dadaab. Otros ya están aquí".

"Es irónico. Ahora que hay una paz relativa en Somalia, seguimos escapando. Es debido a la sequía. Lo hemos perdido todo, excepto estos dos camellos. No hay motivo para quedarse".

Abdi, su esposa y sus hijos, estaban a unos 80 kilómetros de Dadaab, el mayor campo de refugiados del mundo.

"Me rompe el corazón ver sufrir a mis hijos. Pero ¿qué puedo hacer yo? Lo he intentado".

Cuando le contamos a Abdi que la milicia islamista Al Shabab ha aceptado permitir que algunas organizaciones humanitarias lleven ayuda a Somalia, se mostró escéptico.

"Ellos nos detuvieron en el camino y nos dijeron que regresáramos. Nos dijeron que era mejor morir en nuestra patria. Querían que rezáramos para que llegara la lluvia", expresa Abdi.

DesafíoMuchos de los refugiados que llegan a Dadaab, lo hacen a través del pueblo fronterizo de Liboi.

Cientos más usan rutas no oficiales por el temor a ser devueltos por el gobierno de Kenia.

Muchos niños no sobreviven la primera semana en el campamento de refugiados pues están muy débiles.
La frontera entre Kenia y Somalia fue cerrada oficialmente a principios de 2008 para evitar que las milicias somalíes entraran al país a través de la larga y porosa línea que separa a los dos países.

Sin embargo, el Comisionado de Distrito de Kenia, Bernard Ole Kipuri, dijo que su país, como signatario de tratados internacionales, no puede rechazar a personas que estén buscando ayuda.

El desafío es identificar a aquellos que pasan el límite por puestos fronterizos sin vigilancia.

Algunos líderes locales creen que los cárteles dentro de Somalia están explotando la situación cobrándoles a los refugiados por el viaje hasta los campamentos.

Esos refugios hacia los cuales huyen están superpoblados y las organizaciones de ayuda afirman que ya están al límite.

Una vez en el campamento puede tomar de siete a doce días recibir la primera ración alimenticia.

Los tres campamentos en Dadaab acogen a más de 370.000 refugiados, muy por encima de su capacidad formal de acoger sólo a 90.000


Acerca del Autor

Leave a Reply

7 − siete =

Clima

Santo Domingo City Distrito Nacional Dominican Republic
19 enero, 2018, 7:20 pm
Lluvia
Lluvia
75°F
sensación térmica: 77°F
presión: 30 in
humedad: 94%
viento: 3 m/s NNE
Ráfagas: 3 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:15 am
puesta de sol: 6:26 pm
 

Facebook

Galería

Newsletter Powered By : XYZScripts.com