LOS JUECES DEL MIEDO

Escrito el 18 Feb 2016
Comment: Off
Por Dr. Pedro J. Duarte Canaán. Santo Domingo.-  En el actual contexto en que se encuentra el status del Poder Judicial Nacional se infiere que la administración de justicia penal atraviesa por un momento aciago sin parangón, ya que a raíz de la judicialización de dos ex–actores del sistema penal, se avizora en la media isla un colosal espacio para que se perpetúen ¨Los Jueces del Miedo¨.

Se constata en los distintos foros penales del país, con ínfimas excepciones un escenario tenso, lúgubre, y sobre todo propicio para una seudo administración judicial que lanza por la borda el precepto sustantivo que recoge la máxima respetabilidad de un “Debido Proceso de Ley”, que no es más que la iniciación del ritual procesal en los distintos estadios procurando la salvaguarda de derechos sustantivizados.

La barahúnda judicial que explosionó hace meses tiene secuelas disimiles, pero una de las más ominosas es la relativa al pavor que cunde en los distintos tribunales de la media isla, y se aprecia el alboroto que caracteriza a distintos jueces penales a la hora de decidir a favor de un investigados y/o indiciado, ante el temor de que el Órgano Acusador Público difunda en el despacho del juez o tribunal el discurso ochentoso del terror judicial.

Cuatro de cada cinco jueces penales se tornan rígidos y torpes a la vez a la hora de interpretar la norma procesal penal, recurriendo los juzgadores de marras a la interpretación literal del contenido de la normativa, lo que en la mayoría de casos se traduce en un implacable “In-debido Proceso de Ley”, ya que como dice un añejo refrán campesino, “El grito del perro depende de la intensidad de la pedrada”, (las 58 leyes del poder- José Miguel Soto Jiménez).

La actual artejo judicial-penal desborda los límites del análisis razonado en materia de principios inherentes al ser humano, y no se debe hablar de respetabilidad de garantías constitucionales, ya que lo que subyace es una especie de mortandad en desmedro de los justiciables más vulnerables, a quienes se les aplica una justicia penal sumaria e inhumana, y separada de la ortodoxia fundamentalista que recoge los ejes vitales de la democratización judicial.

Un porcentaje elevado de jueces penales se encuentran sobrecogidos al momento de ventilar y fallar a favor de un inquirido, y no les importa la contundencia legal de los argumentos razonados que promueven los penalistas litigantes, por lo que un grupo de internos preventivos que esperan la ventilación de sus procesos no desean el fondo de los mismos hasta que no desaparezca el fúnebre momento del terror judicial que ha instaurado el armonio acusador Estatal, y que mantiene al renglón de la justicia penal (jueces) hincados.

Los jueces penales comunes y uniformes, estandarizados, sin valor, ni cultura jurídica, no quieren poner en riesgo su cargo, y en aras de mantenerse cobrando un cicatero estipendio apuestan al conciliábulo amoroso, pero ficticio con la maquinaria punitiva del Estado, y en sus diferentes decisiones escupen, pisotean, laceran, mutilan y aplastan garantías judiciales que obligatoriamente tienen que ser tuteladas por ellos, ya que el único funcionario judicial que puede transgredir una garantía judicial es el juez, en el entendido de que cualquier persona puede contravenir un derecho fundamental, pero sólo el juzgador con su accionar insensato y/o alocado puede quebrantar la estructura transversal del principio de oro que habla sobre la obligatoriedad de una tutela judicial efectiva.

Los penalistas litigantes que ostentamos la calidad de Defensa-Pericia a favor de justiciables en todo el territorio de la media isla, no sólo nos enfrentamos a dos posibles acusaciones, (la pública y la privada, si existiere ésta última), sino que tenemos el novedoso ingrediente del desasosiego reinante en el despacho o tribunal del juez, por lo que se le sugiere a los magistrados pávidos recordar una añeja expresión de un amigo entrañable del autor de este artículo, el cual dijo con lucidez meridiana que “el juez penal está en el deber de administrar una justicia pura aunque se abra la tierra, y se aguijone el cielo”.

Ex-Corde,

Dr. Pedro J. Duarte Canaán
Penalista Litigante

Acerca del Autor

Clima

Santo Domingo City Distrito Nacional Dominican Republic
22 enero, 2018, 4:23 pm
Parcialmente Soleado
Parcialmente Soleado
84°F
sensación térmica: 90°F
presión: 30 in
humedad: 65%
viento: 4 m/s SE
Ráfagas: 4 m/s
UV-Index: 1
salida del sol: 7:15 am
puesta de sol: 6:28 pm
 

Facebook

Galería

Newsletter Powered By : XYZScripts.com