Cuidado con ovejas robadas: pecado contra la unidad de la Iglesia

0
401
cuidado-con-ovejas-robadas:-pecado-contra-la-unidad-de-la-iglesia
84007 cuidado con ovejas robadas pecado contra la unidad de la iglesia

NOTICIACRISTIANA.COM.- En estos días en la ciudad de Guaíba (RS), Dios tocó profundamente una cuestión ética entre los pastores, que ha generado división en el cuerpo de Cristo: el robo de ovejas del redil.

Así como el Señor envió al profeta Natán para corregir a David en el libro de II Samuel, capítulo 12, creo que Dios también me envió a mí, por Su gracia y misericordia, a esta ciudad, en este tiempo, para advertir a los líderes de la consecuencias de este acto, que viene impidiendo la unidad de la Iglesia en todo el país.

Aquí (Guaíba) es un lugar donde el satanismo es muy fuerte y es difícil ganar almas para Cristo. 

Quizás por eso, muchos prefieren pescar en el acuario de sus colegas, es decir, robar las ovejas de los demás, un pecado grave del que muchos no se dan cuenta. Un acto que es aceptado como normal por muchos líderes en la actualidad.

Para mostrar la gravedad y las consecuencias de este pecado, mostraré en la Biblia lo que esto significa para Dios.

David robó un cordero, la esposa de su vecino, la esposa de Urías y luego lo mató. Quedó embarazada y cuando nació el niño, el profeta Natán se reunió con el rey.

Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. El rico tenía numerosas ovejas y vacas; pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. Y vino uno de camino al hombre rico; y este no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él, 2 Samuel 1-4.

Allí se asentaba la mayor de las maldiciones en la vida de David, sentenciado por él mismo:

«Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia», 2 Samuel 12:5-6.

David tomó una mujer que no le pertenecía e hirió el corazón de Dios. El precio que pagó fue alto, porque trajo la maldición a su propia casa. Hoy, este pecado ha llegado a nuestros púlpitos. Vemos que pasa lo mismo y, poco a poco, todos se acostumbran, pensando que esto es normal. Pero si examinas la vida de sus hijos, verás que la maldición entró en sus familias, trayendo un manto de pecado, que se asentó de generación en generación.

Vemos en la descendencia de David, el mismo espíritu actuando en la vida de Salomón, usando a las mujeres para alejarlo de Dios. Esta es una consecuencia del pecado de David, que se asentó en su genealogía. El demonio que actuó, haciendo que David pecara en el área sexual, también actuará en la vida de sus hijos en las próximas generaciones.

Todo demonio que no venzas…

La lección es: Todo demonio que no venzas seguirá actuando en la próxima generación, en la vida de tus hijos y cometerán los mismos pecados.

Todo pecado que no venzas pasará a la siguiente generación. Por eso Jesús se santificó por sus discípulos. “Por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad” (Juan 17:19). Es deber de todo padre espiritual santificarse por sus hijos espirituales y así pasar este manto de santidad a la próxima generación.

David pecó en el área sexual y deshonró a su valiente guerrero Urías, pasando esta tapadera a sus hijos. Ejemplo de esto fue también Amnón (hijo de David), quien se hizo cargo de su hermana y Absalón mató a su hermano.

Ahora estudiemos cómo este mismo espíritu opera hoy en las iglesias y entre los pastores y líderes ministeriales.

En la capital de la brujería, muchos líderes están actuando como David, pecando tanto en el área sexual como en el ‘asesinato’ de compañeros de ministerio.

Pecado normal

Es común escuchar que los grandes líderes siguen el pecado de David. Esto ya es aceptado como normal en el ambiente evangélico, trayendo vergüenza y deshonra a Dios.

Así como ‘matar’, expulsar o destruir a un colega o incluso a un hermano en el ministerio es el ‘arroz y los frijoles’ de todos los días. En la tierra donde los Farroupilhas masacraron a sus adversarios, hoy corre la sangre de la masacre de los siervos de Dios.

Si hacemos un relevamiento de la cantidad de pastores ‘decapitados’ por sus propios líderes, veremos cuán grande es este pecado dentro de la Iglesia.

Dios necesita levantar una nueva generación con la unción de Elías para romper esta maldición.

“Y él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”, (Malaquías 4:6).

Miedo de que le robaran los miembros

Cuando fundé la Unión de Pastores de Cachoeira do Sul, me resultó difícil reunir a los pastores, porque uno tenía miedo de que el otro le robara los miembros de su iglesia. Así que establecimos una ética allí de no aceptar miembros unos de otros sin el permiso del pastor o una carta de transferencia.

Si un miembro quisiera cambiar de Iglesia, sería necesaria una carta de autorización y el pastor de la otra iglesia no recibiría a ese miembro sin honrar a su colega. 

Esta es la ética cristiana y muchos en ese momento no la cumplieron, lo que generó mucha desunión entre las iglesias de la ciudad. Esto hizo que la Iglesia se debilitara.

Entonces, esta palabra es para todos los cristianos, sin importar a qué iglesia asisten, quién es su líder religioso. Debemos honrarnos para que nuestros hijos espirituales no vengan a morir. Que no venga la muerte y nos robe a nuestros discípulos, a nuestros obreros y a nuestros hijos para que no venga el enemigo a blasfemar el nombre de Dios y ha hablar mal de la palabra del Señor. 

Escrito por Joel Engel


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.


Post Visitors:93