¿Debería la Iglesia apoyar la ‘guerra justa’?

NOTICIACRISTIANA.COM.- Cuando miramos las enseñanzas de Jesús podemos deducir que Él era un pacifista. ¿Qué más podemos concluir? Debemos ahondar más en este tema para analizar la justificación de la guerra justa.

Lo más parecido a una guerra que hizo jamás fue volcar una mesa. Nunca habló de matar a los romanos que estaban asesinando a miles de judíos. Nunca habló de unirse al ejército y matar enemigos nacionales. Su precursor, Juan el Bautista , se hizo eco de la misma filosofía pacifista de Jesús.

Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos?  Él les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado. También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario, Lucas 3: 12-14.

Fíjate, ni Juan ni Jesús aconsejaron a nadie que se «desvinculara» del ejército. Podríamos describir a Jesús diciendo: «No luches», excepto cuando dice: «Lucha». En el Huerto de Getsemaní, le ordena a Pedro que se prepare para los días venideros comprando una espada.

Espada

«Entonces Jesús les preguntó: “Cuando los envié sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿les faltó algo?”. “Nada”, respondieron. Él les dijo: “Pero ahora, si tienen una bolsa, tómenla, y también la alforja; y si no tienes espada, vende tu capa y cómprate una» .

Lucas 22: 35-36 

Esta no es la primera vez que Jesús menciona el uso de una espada. “No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada” (Mateo 10: 34).

Mi conclusión es que hay un momento para poner la otra mejilla y un momento para contraatacar. A nivel personal, «poner la otra mejilla» demuestra la verdadera sumisión, amor y desinterés de los seguidores del Señor.

¿Cuándo usar la fuerza?

Tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento, algunas circunstancias justifican el uso justo de la fuerza. Éxodo 22:2 establece que si un hombre encuentra un ladrón en su casa por la noche, matar al ladrón es un medio aceptable de proteger el hogar y la propiedad.

En una guerra justa, es mejor que los soldados no pongan la mejilla. Tienen que pelear para ganar. 

Después de todo, los osos están en el bosque. Alguien debe detener a Adolfo Hitler, Joseph Stalin, Heinrich Himmler, Osama bin Laden, Saddam Hussein, Siria, Irán, los talibanes, Kilmer Rouge e ISIS, solo por mencionar algunos.

San Agustín fue el obispo cristiano de Hipona en el norte de África a fines del siglo IV y principios del V d.C. Agustín fue un pastor-filósofo que desarrolló pautas prácticas para determinar si una guerra en particular es justa o no. Son los siguientes:

  • 1) El propósito principal de una guerra justa es defender a los que están bajo ataque.
  • 2) En una guerra justa la venganza está templada por la justicia.
  • 3) Debe haber una perspectiva razonable de victoria, de lograr los fines por los cuales se libra la guerra.
  • 4) Los motivos deben ser puros.
  • 5) La actitud de posguerra es de misericordia.

Escrito por Roger Barrer en Crosswalk.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM.- Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web. 


Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,361SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Latest Articles