Los enfermos sexuales atacan sin clemencia

0
556
los-enfermos-sexuales-atacan-sin-clemencia
84323 los enfermos sexuales atacan sin clemencia

Se supone que hay tres lugares sagrados para los niños: la casa, la escuela y la iglesia, en ese orden. Resulta, sin embargo, que en cada uno de ellos los enfermos sexuales atacan sin clemencia, causando daños irreparables en la vida de esos seres humanos para siempre.

Los casos de figuras paternas que abusan sexualmente de sus hijos o familiares cercanos se han convertido en algo asquerosamente cotidiano. Los escándalos con sacerdotes, pastores o líderes espirituales atrapados en la pedofilia no sorprenden a nadie. Mientras los maestros que aprovechan el entorno escolar para abusar de sus estudiantes tampoco son raros para nosotros.

En este último ejemplo, los datos son alarmantes, pues en la República Dominicana un profesor es expulsado cada mes por casos de acoso sexual a estudiantes. Esos, claro está, son los casos que se conocen o que prosperan, porque no hay que ser un genio para saber que la realidad no informada y ocultada multiplica por mucho esa bochornosa estadística.

El caso de la jovencita Esmeralda Richiez, cuya muerte fue provocada por una violación, según el Ministerio Público, por parte de su maestro, cuyo nombre no quiero ni mencionar, ha puesto sobre el tapete este tipo de acoso, el cual es más común de lo que se cree.

Y no es, claro está, un tema exclusivo de República Dominicana. He tenido la oportunidad de vivir en Cuba, aquí y en mi Puerto Rico natal. En cada país he hecho amistades y los cuentos que he escuchado del acoso sexual en estos escenarios son terribles. En lo personal no he estado exento. Cuando joven viví malas experiencias con maestros o líderes religiosos que intentaron alguna maniobra sucia, la cual fue cortada de cuajo gracias a mi carácter huraño, desconfiado y de barrio. 

El tema es que estos enfermos sexuales suelen ser figuras de poder, que usan sus entornos pasar salir a cazar y persisten en sus encerronas con aquellas víctimas que creen son más frágiles, porque estos personajes son perversos, llenos de maldad y criminales de nacimiento.

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.