Luis iria, la reforma no (?)

Las tantas modificaciones de que ha sido objeto la Constitucion de la Republica, generalmente para gobernantes de turno tender una alfombra que le faciliten la reeleccion, inducen en el acto a un ambiente de prejuicios, temores y sospechas, cuando desde un partido o desde un gobierno en ejercicio se busca introducir cambios en la Carta Magna.

Y es mas que entendible, por los traumas y los precedentes de trampas institucionales ocurridos en el tiempo. Aun guardando las diferencias – del tiempo y de la figura al frente del poder-, cuando de politica y de los intereses que esta mueve se trata, nada garantiza que reglas de juego de la democracia o palabra empenada se cumplan.

De ahi que mucha gente ducha, de la oposicion y de la sociedad en general, prefiere que no se invente y que determinadas “teclas” mejor no se toquen (?).Sabiendo la posicion de rechazo de la Fuerza del Pueblo, del PLD , del PRD y de otros sectores importantes del pais a la iniciativa de reforma promovida desde el gobierno, alegando “fortalecer la independencia del Ministerio Publico”, se entendia que seria muy cuesta arriba, dado que el PRM no tiene los votos necesarios para aprobar la pieza ,y que de intentar imponerla, solo seria mediante cuestionadas practicas del pasado ,y sacrificando el aspecto etico. Muy duro, todo un gancho, frente al “Cambio” ofertado al pais.

Por eso, cuando el Juridico Antoliano Peralta dijo que la reforma iba, aun sin la aprobacion de los partidos de oposicion (? ), que se habian retirado la mesa del dialogo, se vio como un gran error, porque sugeria desafio y ponia mas lejos un consenso. Con anterioridad, y respecto a la idea de reforma fiscal, que tambien la oposicion se opuso, el importante funcionario habia adelantado que la misma iba “si o si “, pero el presidente Abinader vio que no habia condiciones, dijo que no habria reforma, y cerro la discusion.

Y ahora, en la misma linea de prudencia y de respeto de las reglas democraticas, el jefe del Estado instruyo al mismo Peralta a decir que el gobierno no impondra una reforma a la Constitucion, ni ninguna otra reforma, si no es aprobada por los partidos politicos, especialmente por los representados en el Congreso. Eso indica que el intento llego hasta ahi, que la reforma queda sin efecto. Y que bueno, porque lleva tranquilidad, ayuda a la gobernabilidad, le evita distraccion al gobierno y, ademas de ganarse una felicitacion, lo lleva a concentrarse en tareas fundamentales para tener exito. NOTA: ?No es falta grosera a la memoria y postulados de Pena, que en un acto en su honor se lancen consignas de reeleccion? !Por Dios!

Related Articles

Stay Connected

3,333SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Latest Articles