Claves para sobrevivir en un mundo de valores invertidos

0
27
claves-para-sobrevivir-en-un-mundo-de-valores-invertidos
42557 claves para sobrevivir en un mundo de valores invertidos

“« El hombre light emerge en sociedades moralmente enfermas… entregado al dinero, al poder, al éxito y al gozo ilimitado y sin restricciones… Todo le interesa, pero a nivel superficial; no es capaz de hacer la síntesis de aquello que percibe, y, en consecuencia, se ha ido convirtiendo en un sujeto trivial, ligero, frívolo. Que lo acepta todo, pero que carece de unos criterios sólidos en su conducta. Todo se torna en él etéreo, leve, volátil, banal, permisivo…»”Enrique Rojas

Cuando en la prensa dominicana se publicó que el Dr. Jorge Martínez Lavandier (1922/2004) murió pobre en un asilo de ancianos, fueron muchos los dominicanos que la emprendieron en su contra, calificándolo con saña inocultable de pendejo, tonto y pariguayo.  Y así lo calificaron, por cuanto no le perdonaron a este honesto funcionario el hecho de vivir en semejante estado de pobreza, después de haber desempeñado los cargos de director general de Aduanas, director de Rentas Internas y administrador del Banco Agrícola.

Una de mis estudiantes, en la universidad, le confesaba a otra la presión familiar que en ese momento estaba padeciendo por haber seleccionado como novio a un joven pobre, aunque estudiante, honrado y trabajador. Su propia madre era la primera en decirle que con honestidad no se iba al supermercado. Con excepción del padre, todos los miembros de la familia tenían los ojos puestos, como candidato ideal para su pariente, en un narcotraficante, bastante adinerado, casado y con tres hijos. Pero donde mi sorpresa no tuvo límites fue cuando en la prensa nacional leí el siguiente titular: «Tokischa lanza la primera bola en el juego de los Metz de Nueva York»

Pensé que yo estaba sumido en un profundo sueño. Y a la luz de todo lo expuesto en los párrafos precedentes, me preguntaba: ¿Por qué no elogiar o reconocer, en vez de criticar, la ejemplar conducta administrativa del Dr. Martínez Lavandier? ¿Por qué no reconocer el gesto de una muchacha que para el hombre o pareja de su vida prefiere a un joven íntegro, estudioso y trabajador, aunque pobre, y no a un potentado y criminal narcotraficante? ¿Por qué en lugar de un antivalor llamado Tokischa, los ejecutivos de los Metz de Nueva York no invitaron a una de nuestras Reinas del Caribe o a nuestra velocista Marileidy Paulino a la lanzar la primera bola antes del juego celebrado el martes 13 del presente mes?

Después de esas preguntas, reflexioné y muy pronto entendí que nada irregular había ocurrido. Que el que estaba equivocado, atrasado, desfasado o no actualizado era yo. Por esa razón, se me ocurrió, a modo de recomendaciones, escribir las claves siguientes, imprescindibles para sobrevivir, triunfar, no sorprenderse y justificar todo lo irregular en esta invertida y contradictoria posmodernidad:

1. Nunca actúe en función de lo que establece la ley, la ética, la moral, las normas de respeto y las buenas costumbres. Así solo se comportan los seres atrasados o desfasados.

2. Cuando sea jefe o director, especialmente en la administración pública, no lo piense dos veces: robe, sobrevalúe, falsifique, acose, amenace, evada impuestos e incurra en toda práctica dolosa. Muy pronto los frutos se verán, el ascenso socioeconómico  llegará, los reconocimientos sobrarán, decenas de torneos deportivos se lo dedicarán y, lo que es más importante, nadie dirá de usted que es un «pendejo», «palomo», «tonto» o «pariguayo»

3. En el momento de realizar una acción que choque con la ley, la moral y las buenas costumbres, jamás piense en sus hijos, en sus hermanos, en su padre y en su madre. Eso es «romanticismo barato».  Así solo piensan los seres ingenuos y pariguayos. El ser moderno piensa de otra forma.

4. El día en que no tenga ropa con que vestirse, no se preocupe mucho : salga desnudo a la calle  y de seguro que medio país justificará su  inusual conducta, alegando que eso o no es nada, que estos son otros tiempos ,  que eso de andar vestido es cosa del pasado, y que solo los seres atrasados o  desfasados pueden rechazar semejante proceder

5. Nunca honre a su madre y a su padre. Todo lo contrario, irrespételos, maltrátelos, abandónelos, desprotéjalos… y de seguro que en cualquier momento las mentes modernas o no atrasadas le entregarán una placa de reconocimiento declarándolo como el MEJOR HIJO DEL MUNDO, muy conscientes de que proteger, amar y dar calor a nuestros progenitores son conductas propias de hijos que todavía viven en el pasado, o que no se han puesto a tono con los nuevos tiempos.

6. Si usted es artista, cantante o compositor, o le han hecho creer que lo es, lleve a las letras de sus composiciones el más sucio, cloacal o letrinesco de los   contenidos. Evite nutrir dichas letras de un alto valor literario y humano. Adicional a esto, en su conducta social sea irreverente,  procaz , preñe sus palabras de un contenido indecoroso,  crea escándalos, desnúdese en público si hay que hacerlo, ya que eso vende, genera éxitos y fama; pero además tendrá el favor y justificación de las mentes posmodernas o no desfasadas,  quienes a propósito de su  conducta, aparentemente  aberrante,  dirán que usted es una realidad, que estos son otros tiempo, que es necesario adaptarse al momento actual, y que las canciones donde la alta calidad literaria y musical imperaban es cosa del pasado.

7. En el trabajo, «no se mate mucho», vaya cuando pueda, llegue a la hora que pueda, robe cuando pueda y trabaje al ritmo que pueda, y si así actúa,  es posible que en el momento menos esperado usted se convierta en jefe del más cumplidor, competente y respetuoso de sus compañeros.

8. No te empeñes tanto en demostrarle a tu enamorada de que eres un hombre serio, que estudia, trabaja y procede de buena familia. Eso no influirá absolutamente en nada para conquistar el amor de esa mujer. Eso, a ella, «no le da ni frío ni calor».  Igualmente no muestres mucho interés en evitar que ella tenga noticias acerca de tu pasado y presente oscuro, ni de que eres casado con hijos. Esta referencia tampoco influirá para que ella rechace tu propuesta amorosa. Simplemente demuéstrale que el dinero y los bienes materiales te sobran, y olvídate del mundo. El sí o aceptación surgirá como por encanto, y una vez formalizada la relación, ella, a ti, ciegamente te amará, todo te lo aceptará, todo te lo perdonará, todo te lo justificará, mucho te comprenderá y nunca se separará de ti, pues la paciencia, la comprensión y el perdón entre parejas solo existen allí donde la pobreza y las limitaciones brillan por su ausencia.

9. En fin, frente a las conductas consideradas moral y legamente incorrectas por las mentes atrasadas, «NO LE PARE», «LLÉVATE DE MÍ…», como dice la frase barrio – juvenil, cumpla al pie de la letra las recomendaciones antes presentadas y le aseguro que muy pronto lo veremos, hasta lanzando la primera bola en un juego de Grandes Ligas.

[email protected]

El autor es profesor universitario de Lengua y Literatura